La leyenda de El Cuero





Existe una enigmática criatura que habita en las profundidades de algunos los lagos y ríos de Chile y de la Argentina.


Hay quienes le achacan la mayoría de los ahogamientos por sumersión de personas que suelen frecuentar dichos parajes en el periodo estival.




A ésta criatura, se le conoce por diferentes nombres dependiendo de la localidad en que se le haya avistado, como por ejemplo, el cuero del agua, la manta del diablo, entre otros.

Pero todos convergen en la misma definición. Es una criatura semejante a una manta raya pero de un aspecto mucho más aterrador.



Por uno de los extremos de su cuerpo, en donde podríamos intuir iría su cabeza, sobresalen dos tentáculos que llevan un par de ojos desorbitados con un color tan rojo como la sangre.



Mucho más abajo casi a mitad del cuerpo, se encuentra algo que se podría catalogar como una boca por donde éste se alimenta, que consta básicamente de una enorme ventosa que la utilizaría para absorber los fluidos de su presa hasta dejarla seca.



Por el costado de su cuerpo posee unos apéndices similares a los garfios que se utilizan para la pesca y que los utilizaría a modo de garras para capturar a su presa sin darle alguna opción de escape mientras la sumerge a las profundidades.



¿Pero qué es lo que lo hace tan aterrador a esta criatura?
Según los testigos, ésta criatura tendría por piel el cuero de una vaca.
Es por esta razón, que se cree que éste engendro no es un animal propiamente tal, más bien es la transformación de los restos bovinos que son arrojados por los cuatreros cuando terminan de faenar al animal.



Algunos de los relatos que se conocen, dan cuenta de que esta criatura suele atacar a los inexpertos bañistas que se lanzan a nadar en los lagos de gran profundidad. Pero cabe mencionar que de igual manera la bestia se acerca a las orillas cuando el alimento escasea.



En estos casos, quienes han tenido el infortunio de presenciar como el cuero les arrebató a un ser querido, cuentan que estando a solo unos pasos de la orilla, presenciaron cómo el monstruo aparecía de la nada y atrapaba al desafortunado individuo con esas especies de garras como de garfios.



Si la criatura es avistada en un lugar, prácticamente es declarada zona prohibida por los mismos habitantes de la localidad.
Ya que ha sido prácticamente imposible darle caza ya que sólo aparece de improviso.



Pero hay una forma de poder librarse de ésta abominación. Se dice que la única forma viable de acabar con la vida de ésta criatura, sería con la ayuda de un Machi.



El Machi con el poder proveniente de los cielos donde residen los Pillanes, es capaz de elaborar pociones y ejecutar rituales para atraer al Cuero hacia la orilla.

Una vez que el Cuero se aproximase, el Machi le arrojaría una rama de Calafate rociada con una poción que le haría creer al Cuero de que se trataría de una presa.



Donde éste, engañado por el arte del Machi, le daría un fuerte apretón a la rama con la intención de sumergirla dando como resultado el nefasto final para la criatura, desangrándose por completo hasta perder la vida.



En la mitología chilota, el cuero es una de las criaturas más peligrosas, ya que sólo se ha sabido de ella por terceras personas, porque las víctimas, jamás viven para contarlo.


Entradas más populares de este blog

Leyendas

El fantasma de Spooksteeg

El Chonchón (Tue Tue)